domingo, 8 de septiembre de 2013

Mis comienzos

   Mis comienzos como lo dice el título fueron a mi pensar a corta edad, diría que aproximadamente a los 9 o 10 años, por esa edad fue cuando comencé a adquirir el fetiche de las pantimedias, yo diría que fue una combinación de un todo, para empezar mi madre, obstinada como siempre, me metió a clases de ballet, la verdad no me gustaba, pero lo aceptaba por que le daba gusto a mi mamá y estando feliz ella me convenía a mi, puesto que a pesar de hacer algo que no me gustaba, me encantaba como me veía, me fascinaba usar leotardo con mallones o pantimedias, era genial para mi, puesto que era algo así como verme como mi madre o mis tías que por sus profesiones siempre andaban muy arregladas. Lástima que prácticamente todas mis fotos de niña se perdieran, pero para que se den una idea me veía así.




   Obvio conforme crecí y fuí a la secundaria mi cuerpo cambiaba constantemente, mis piernas se torneaban, mis caderas se comenzaban a ensanchar y mis senos comenzaron a crecer,. y fué ahí cuando me quería sentir toda una mujer como las que había en mi casa, las cuales generalmente vestían así, siempre muy propias y elegantes y en sus guardarropas nunca faltaban las pantimedias.




   Al irse desarrollando mi cuerpo pues obviamente me empecé a dar cuenta que era atractiva, que había chicos que me volteaban a ver mientras practicaba el ballet puesto que mi cuerpo tomaba mas forma de mujer día con día, no niego que como a todas al principio me daba vergüenza, pero con el tiempo lo superé y lo comencé a disfrutar, sobre todo cuando usaba pantimedias brillosas, a las cuales les tomé cariño y se las comencé a pedir más y más a mi madre, la cual con tal de que siguiera en las clases que ella quería que tomara accedía y me las compraba, pues tal era mi gusto que ya como les dije entré a la secundaria y yo ya usaba las pantimedias con mi uniforme, las cuales solían ser naturales o negras, me gustaban sobre todo las naturales porque aún y cuando mi familia siendo un tanto tradicionalista y por normas del colegio llevaba mi falda por debajo de la rodilla los chicos no dejaban de verme las piernas y se les veía la cara de que no querían nada mas que acariciar mis piernas, y no lo niego a la postre uno que otro lo logró.





   En aquellos años comenzaba a descrubrir mi cuerpo, fueron muchos los cambios, comencé a disfrutar la sensación de mis senos cada ves mas creciditos, de mis curvas y mas que nada comencé a descubrir a mi vagina, mi gran aliada y compañera sobre todo en compañía de mi clítoris los cuales me han dado muchísimos orgasmos.

   Hablando ya de este tipo de intimidades pues si, lo confieso comenzó a crecer el vello corporal en mí (aunque en realidad nunca ha sido mucho) para lo cual yo siempre y con consejos de mujeres mayores que yo fui eliminando, tanto así que a la fecha sigo disfrutando de una vagina total y completamente ausente de vellos, me encanta como se ve!!! y la verdad no solo a mi :P, pero bueno regresando al tema, pues si, comencé a disfrutar mi cuerpo, había ocasiones en las que ya se estaba afirmando mi fetiche por las pantimedias en las que tomaba la ropa interior de mi madre o de una tía que vivia con nosotros de lo más sexy que les podía encontrar, me miraba en un espejo de cuerpo completo luciendo solo la ropa interior que me gustaba junto con unas bonitas pantimedias o simplemente un atuendo que les viera y que me pareciera sexy, fué así como sentí por primera vez el calorcito ahí abajo, y como mi vagina se humedecía poco a poco y fué así que me regalé mis primeros orgasmos!!!!.


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario